Principal Arriba

 
 

 

Principal
Arriba

 

                                                                        

 

 

Las fases lunares conocidas son la luna nueva, la luna creciente, la luna llena y la luna decreciente o menguante. Moeller en su libro "El influjo de la luna sobre las personas" precisa más.

 Luna Nueva:

Constelación inicial de la lunación. Nuestro satélite se encuentra en conjunción con el sol y no queda iluminada ninguna parte visible para nosotros. Los encuentros amorosos suelen ser efímeros y los encuentros sociales parecen despertar en grado sumo la vanidad de los participantes. En la fase de luna nueva cada uno procura para sí mismo sin preocuparse de los deseos del
otro ni de la realidad de la situación. Es la mejor para iniciar nuevos proyectos, para comenzar cualquier tipo de cura depurativa o aplicar un tratamiento a una planta enferma; también es la indicada para arar, podar, efectuar injertos o eliminar las hierbas parásitas. Es el momento ideal para la meditación y la introspección.


 Luna Creciente:

 Los rayos solares iluminan una cuarta parte de la porción lunar visible y es ésta una fase lunar indicada para sembrar todo aquello que requiera una larga germinación. A medida que la luna va creciendo en luz, el organismo está más predispuesto a crecer y expandirse. Los astrólogos dicen que es el período de la acción. La fase creciente ejerce una influencia positiva en todo aquello que puede desarrollarse y multiplicarse, desde las plantas al dinero. Los encuentros sociales deberían evitarse. En este período es imposible que se cree una atmósfera de amabilidad porque existe un exceso de desafío, de sospecha. Se dice que la firma de contratos y acuerdos laborales tienen mejores resultados si se efectúan en este período.

Luna primer cuarto:

 Los rayos solares iluminan la mitad de la parte lunar visible. En esta
fase la Luna sale al mediodía y se pone a medianoche. Carga las relaciones de buena voluntad , nos vuelve constructivos. Sentimos que debemos proceder con cautela por ello los antiguos decían de ésta fase lunar: "Mira con un ojo hacia delante y con el otro hacia atrás". Las iniciativas de trabajo
de todo tipo salen con ventaja pero los encuentros sociales bajo esta luna con frecuencia se anulan en el último momento y si se realizan suelen ser armoniosos pero nada más.


 Luna Gibosa:

 El Sol ilumina tres cuartas partes de la cara lunar visible desde la Tierra. Esta
fase tiene lugar cuatro días antes de la luna llena, tiende a unir, a conectar, nos empuja a
comunicarnos con los demás. Es un buen momento para relacionarnos porque creemos en los demás. Por ello
las relaciones durante la luna gibosa se tiñen de esperanza; se tienen las ideas claras y las
iniciativas de trabajo pueden tener óptimos resultados para quienes tengan una mentalidad realista.
Fase lunar inspiradora de los artistas siempre que no se pierdan en sueños y tengan energía para
concretar sus ideas.


 Luna Llena:

 La cara lunar visible desde la tierra está iluminada y es observable durante la
noche. La luna, llena de luz, inquieta los ánimos, hace perder terreno la razón y desatar las
emociones; por ello, es un período muy propicio para la creatividad, para las citas románticas y para
recoger los frutos de todo lo hecho a lo largo del ciclo. Se está más eufórico y surgen situaciones
con personas que traen respuestas o soluciones a los problemas. Las iniciativas de trabajo tienen
ingredientes que lo facilitan. Uno se divierte al máximo en las reuniones de plenilunio. Pero la
luna llena también tiene fama de incitar a la violencia y al parecer los depresivos piensan más en
el suicidio, aumentan los incidentes y los delitos emocionales. El organismo tiende a alterarse
con más facilidad y las jaquecas y migrañas son típicas de esta fase.


 Luna Diseminarte:

 Carga de agresividad la atmósfera entre las personas. Estos días se subraya
el componente de la testarudez. Fanáticos, prepotentes o bien samaritanos extremos de aquellos que
quieren salvar a veces en contra de la voluntad de la víctima. Buscar trabajo en estos días es
desaconsejable y las iniciativas tomadas por estas fechas difícilmente logran resultados positivos.
No se encuentra colaboración, se tropieza con obstáculos.


Luna último cuarto:

Se ve iluminada la mitad de la cara lunar visible desde la tierra. Es el
período adecuado para la introspección. Durante estos días el tímido puede sentirse rebelde, el
hombre de ciencia encuentra una nueva fórmula y el poeta vibra con sensaciones atolondradas. Los
encuentros sociales resultan con frecuencia totalmente aburridos, las charlas girarán en torno a temas
graves, se discute y se critica por ello es preferible quedarse en casa, pasar estos cuatros días
con un libro, con buena música y con nosotros mismo.


 Luna Menguante:

 Cierra el ciclo lunar. También conocida como luna balsámica, aporta horas de
distensión mental y también de crítica positiva, constructiva. Mientras la luna decrece en luz, el
cuerpo también tiene tendencia a desprenderse de todo lo que sobre: es más fácil eliminar
líquidos, grasas y toxinas, por lo que es buen periodo lunar para comenzar una dieta de adelgazamiento o
una cura de desintoxicación. Los encuentros sociales tienen gran éxito porque la luna balsámica
predispone a la cortesía y al respeto. Esta fase es particularmente apta para emprender viajes.



 

 

Principal ] Arriba ]

Envíe un mensaje a wiccaytarot@wiccaytarot.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2005
Última modificación: 28 de julio de 2017