Principal Arriba

 
 

 

Principal
Arriba

                                                         

Casi no se encuentran evidencias de la instauración Wicca, pero los referentes históricos coinciden en señalar que la Antigua Religión ha recorrido un largo camino desde sus orígenes en la era paleolítica, su fortalecimiento en el regazo de la cultura celta y su subsistencia hasta nuestros días, ya que el conocimiento milenario de esta rica tradición mágica no podía sucumbir al paso del tiempo ni a las mentes humanas.

Mucho tiempo tuvo que pasar entre persecuciones, hogueras e intimidaciones; para que los cultores de prácticas tan antiguas como los pueblos mismos, vuelvan a evidenciar la vigencia de sus admirables habilidades mágicas.

Transcurría el año de 1951 cuando las autoridades inglesas accedieron a la cancelación de las últimas leyes que calificaban de delictivas a las prácticas mágicas, apareciendo en años posteriores las primeras publicaciones referidas al quehacer esotérico. Estos hechos sirvieron de fortalecimiento a los adeptos de la antigua religión, quienes iniciaron la conformación de pequeños grupos de estudio de la misma.

La conmoción social en la década del `60, también desempeño un papel importante. Junto a las transformaciones sociales, las diferentes sociedades dieron cabida a conocimientos de diversidad filosófica; extendiéndose así la revaloración y legitimación de ideas distintas a las de ese tiempo, pero no necesariamente recientes.

Principalmente los jóvenes, ávidos de una inclusión participativa y menos contemplativa ante los modelos religiosos, fueron absorbidos por el ánimo de los movimientos sociales de entonces y se lanzaron a la búsqueda de conocimientos que reflejen la auténtica manifestación de lo divino en sus vidas. Así, muchos iniciaron la exploración de disciplinas ajenas a los dogmas difundidos hasta el momento. Otros sin ir muy lejos, retornaron la mirada a sus propias costumbres y pasado cultural, tradiciones de celtas, galeses, bretones y otros pueblos que han sabido mantener viva la memoria, heredando sus conocimientos de generación en generación. Estos jóvenes se vieron favorecidos por la apertura al cambio, dándole a “la Tradición Pagana” el valor que ésta merecía, y que había sido relegado en tiempos anteriores.

A partir de la década del `50, en este proceso de hallazgo y reconciliación surge un neopaganismo fundamentado en la antigua religión. Posteriormente aparece el pensamiento “Wicca” llevando adelante la integración de todas esas creencias paganas vigentes, basadas en el culto y veneración a la naturaleza, y con una actitud positiva para la vida.

En estos tiempos contemporáneos, al seguidor wiccano se lo puede definir como aquella persona que posee un libre pensamiento, lo que lo lleva a un engrandecimiento espiritual, acompañado de una filosofía de vida basada en el culto a la naturaleza y en el desempeño en las artes mágicas, las cuales estimulan la realización humana como un ser completo, libre y, en consecuencia, feliz.

 

La palabra Wicca tuvo sus orígenes en las antiguas regiones europeas en donde al sabio del clan se le denominaba “Wittan”. Solo el Wittan conducía los actos rituales y oficiaba en las festividades, puesto que conocía ampliamente los procedimientos mágicos y de adivinación y los poderes curativos de las plantas.

Una segunda aproximación refiere que la palabra “Wicca” es una derivación de “witch”, vocablo anglosajón que significa bruja/o y que en otra de sus acepciones quiere decir “tener sabiduría”.

 

   tomado del libro wicca y tarot los secretos de la magia de la diosa

   editorial lea autor lady majo

    isbn n 978 987 1257 775

queda hecho el deposito que establece la ley 11.723

PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL ASÍ COMO SU ALMACENAMIENTO ELECTRÓNICO O MECÁNICO

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

©Copyright Editorial Lea SA

 

 

Principal ] Arriba ]

Envíe un mensaje a wiccaytarot@wiccaytarot.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2005
Última modificación: 28 de julio de 2017